lunes, 26 de octubre de 2015

Crema de Apio

Hace unos días necesitaba una ramita de apio para una de mis recetas de los viernes, concretamente para un risotto de bogavante que podéis ver aquí. El caso es que el apio suele venir en paquetes bastante grandes de dos ramilletes con sus correspondientes ramas. Y lo que no utilicé se quedó en la nevera un día, dos días, tres días, cuatro días, cinco...¡no!, este apio no se me puede poner pocho. La comida no se tira, repetid conmigo, la comida no se tira.

Entremedias había probado a echarle unos trocitos a la ensalada pero eso es un poco y tampoco como todos los día ensalada. Por cierto, el toque que le da a las ensaladas está muy bien. Así que para utilizar todas las ramas que quedaban decidí hacer una crema, yo soy así de original. No tenía todas conmigo de que el sabor del apio les fuera a gustar a mis jueces favoritos, pero quien no arriesga siempre se queda con la crema de calabacín y la duda de lo que podría haber sido.

El sabor al que me refería antes me recuerda al del Hinojo y es su sabor anisado. De hecho son de la misma familia y sus propiedades son parecidas. El apio destaca por sus propiedades antiinflamatorias y diuréticas, de hecho lo adopta habitualmente la gente que se propone bajar unos kilos. También es estrella estelar en muchos de los smoothies o zumos vegetales detox que tan de moda se han puesto últimamente. Tiene variedad de vitaminas y minerales, pero lo que yo destacaría sería su contenido en potasio, un mineral importante par la actividad del cuerpo humano, sobretodo para el funcionamiento del sistema nervioso y para la actividad de nuestro músculos.  Aunque como siempre digo, en el equilibrio está la clave, no os vayáis ahora a hinchar a apio y a plátanos(muy ricos también en potasio) que un exceso de potasio también puede ser perjudicial para nuestro organismo.

Os cuento los ingredientes de la nueva aspirante a entrar en la lista de cremas de casa.

INGREDIENTES
(4-5 PAX)

440g de Apio
125g de cebolla
230g de patata
2 dientes de ajo, no muy grandes.
Sal y pimienta
Aceite de oliva

El modo de hacerla es muy sencillo. Yo la hice en olla rápida. Sofreímos los dientes de ajo en un poquito de aceite de oliva. Añadimos la cebolla cortada, no hace falta que muy fina. Damos unas vueltas y echamos las ramas de apio en trozos como de 2cm. Dejamos sofreír un poco y añadimos la patata en trozos que sean más o menos como el apio. Cubrimos con agua y salamos. Cerramos la olla y la tenemos 5 minutos desde que suba. Si no la hacéis en olla rápida pues cocéis hasta que la patata y el apio estén tiernos, comprobáis pinchando con un tenedor o cuchillo. Procurad no pasar el tiempo de cocción, las verduras hay que tenerlas el tiempo justo.
Ahora toca triturar, añadimos caldo del de cocer, no lo echéis todo de golpe para poder ir controlando la textura. Yo también he añadido un chorro de leche. Si vuestra batidora no es muy potente y observáis que quedan hebras habrá que pasar por un pasapurés. Una vez batida añadimos una pizca de pimienta negra y removemos.
Si os sobra caldo, no lo tiréis, es un buen tentempié y os templará el cuerpo en los días fríos. También es genial para una sopa.


Los jueces dieron su aprobación así que repetiremos, ya me contaréis que dicen los vuestros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario