miércoles, 5 de septiembre de 2018

Palitos de Jamón y Cecina con Jalea de AOVE y Pistachos

¿Ya estamos todos de vuelta? Seguro que no, igual que algunos ya hemos dado por finalizadas nuestras vacaciones otros estarán empezándolas o disfrutándolas todavía. Para los que ya estamos por aquí y entramos en nuestra rueda de esperar desde el lunes el fin de semana como agua de mayo, os traigo lo mejor del fin de semana, el aperitivo.

Ya sé que es miércoles, pero es un día genial para ir organizando el fin de semana. Este aperitivo que se me ocurrió un día pensando en como podía comer la jalea de AOVE de Douroliva. La verdad es que está tan buena que con untada sobre una tostada no necesitas mucho más, pero si encuentras más maneras de disfrutarla pues mejor. 


Ya he hecho alguna que otra receta con ella y con los productos de Douroliva como estas tartaletas (click AQUI para ver la receta) que están divinas. O también este gazpacho de melón al que la jalea le da un toque fantástico (click AQUI para ver la receta)

Me une a Douroliva un sentimiento especial, es una empresa que está en los Arribes del Duero, concretamente en Fermoselle, lugar al que llevo ligada de una forma personal unos cuántos años. Ya os he contado alguna vez que me hizo mucha ilusión que precisamente una empresa de allí me eligiera para colaborar con ellos y sin tener idea que conocía esa zona, ese pueblo, sus calles, sus fiestas, sus bares e incluso algunos, y cada vez más, motes de sus gentes.
Pero hay otro sentimiento especial hacia Douroliva y a toda la gente que le pone como ellos mucha pasión, muchas horas, y mucho trabajo por su producto y por su tierra. No hace ni 15 días que estuve en Fermoselle disfrutando de sus fiestas. Allí entre vino y vino, entre pincho y pincho y de forma casual tuve la oportunidad de conocer a más miembros de esta gran familia y confirmar la ilusión que le ponen a su niña bonita, Douroliva.

Vuelvo a la jalea y vuelvo a la receta porque yo me pongo a contaros mi vida y no paro. Nos habíamos quedado en la tostada, pero vamos a dar un paso más y os cuento este aperitivo tan rico que se puede preparar con la jalea.

INGREDIENTES
(4pax)
8 grisines o palitos de pan
4 lonchas de jamón serrano cortado fino
4 lonchas de cecina cortada fina
1 bote de jalea de AOVE Douroliva
150g. de pistachos

Este aperitivo además de ser muy rico es fácil de preparar. Untamos las lonchas de jamón y de cecina con jalea. Las enrollamos en los grisines, la jalea actuará de pegamento. 
Untamos cada palito por la parte del jamón o la cecina también de jalea. Los rebozamos en los pistachos machacados, no los machaquéis mucho, que se noten los trozos. Yo le he hecho con un mortero.

¡Listos para servir!



¡Espero que os gusten!







jueves, 16 de agosto de 2018

Ternera marinada con Helado de Limón y Wasabi

Hoy vengo con otra receta de carne, esta vez de ternera. Hace tiempo que quería ponerme manos a la obra con una receta diferente para el concurso de recetas que ha organizado Ternera Gallega en Instagram. Al final cuando me he ido a dar cuenta casi se acababa el plazo y yo sin terminar mi plato. Las vacaciones ya sabemos como son, centrado y organizado no estás pero por otro lado tienes la mente muy despejada, así que durante esos días si tuve mis ratitos para pensar en qué tipo de receta quería hacer. Ratito a ratito fui cerrando esta receta, veraniega, alegre, fresca, con un punto picante y chispeante como unas buenas vacaciones.


Para la receta utilicé filetes de cadera, una parte que utilizo habitualmente cuando comemos filetes a la plancha y que es muy tierna. Os sorprenderá la cantidad de cortes que tiene la ternera y que se pueden utilizar para muchas elaboraciones. A veces nos ceñimos a las mismas piezas que nos resultan conocidas una y otra vez, sin tener en cuenta otras porque tampoco sabemos como utilizarlas. El carnicero os puede ayudar con este tema, nadie mejor que él para recomendaros la pieza perfecta para la receta que estéis pensando. En la página web de ternera gallega también tenéis un “mapa” completo del despiece y para qué es mejor cada parte de la ternera.

Volviendo a mi receta, os cuento que es un plato donde no vamos a encender la cocina, así que ya os podéis imaginar que nos comeremos la carne cruda. Para quién no se atreva con esto podemos darle un permisito muy pequeño, que una vez marinada la carne la saltee durante 5 segundos, no es lo mismo pero todo sea porque no os quedéis sin probar este súper plato. El resto nos la comemos sólo marinada, ok?

El acompañamiento perfecto para esta ternera tan refrescante es el helado de limón mezclado con wasabi, entre los dos hacen una combinación diferente que le da un extra de potencia a la ternera marinada y que estoy segura os encantará.

INGREDIENTES
200g. de filetes de cadera de ternera cortados finos.
120g. de cebolla roja
cilantro fresco 
Sal y pimienta
4 limas
1/4 de chile rojo
300g. de helado de limón
1cuharadita rasa de pasta de wasabi
4 cucuruchos de galleta para helados

Ponemos los filetes entre dos trozos de film y los espalmamos hasta dejarlos muy finos.  Los cortamos en tiras y luego en trozos de bocado. Los ponemos en un bol con el jugo de las limas y la ralladura de una de ellas. Añadimos la cebolla roja cortada en juliana (medias rodajas finas). Incorporamos sal y pimienta. Picamos el cilantro fresco, una cucharada más o menos y lo añadimos. Por últimos echamos el chile rojo muy picado. Damos unas vueltas y metemos en la nevera durante media hora, removiendo un poco de vez en cuando. 
Mientras se marina la carne, mezclamos el helado de limón con el wasabi, hasta que se incorpore bien y volvemos a meter en el congelador hasta el momento de servir.


Una vez pasado el tiempo de marinado, escurrimos el líquido y servimos la carne acompañada de una bola de helado y un cucurucho encima.

Llega el momento de disfrutar, ¿quién se anima?



¡Espero que os guste!



lunes, 13 de agosto de 2018

Solomillo de Cerdo con Salsa de Cebolla y Zanahoria

El otro día compré solomillo de cerdo que pensaba hacer a la plancha, pero a última hora decidí cambiar de planes y hacerlo guisado en la olla rápida y probar otra receta para añadir al repertorio. Nunca lo había guisado, siempre lo hago a la plancha, o a la madrileña (receta AQUI) o al horno.


Es una receta muy fácil, que podéis también hacer sin olla rápida, pero con estos calores y este sol cuánto menos tiempo estemos delante de la cocina, mejor. ¿No os parece?
La zanahoria y la cebolla hacen una combinación perfecta para luego triturarlas y hacer una salsa con cuerpo. La salsa además queda muy rica, por aquí les encanta. Y le va muy bien al cous cous con el que acompañamos el solomillo. 
¿En serio? ¿Todo tan perfecto? Pue sí. Igual de rápido que hice el solomillo se comió todo el mundo su plato. Ni media pega por parte de nadie. La carne queda tiernísima y bocado a bocado desaparece en un periquete. Por supuesto, se puede hacer el día antes.

¿Os animáis a hacerla?

INGREDIENTES
(4pax)
700-800g. de solomillo de cerdo
150g de cebolla
150g. de zanahoria
2 dientes de ajo
Sal y pimienta
1 vaso de vino blanco

Cortamos el solomillo de cerdo en medallones gorditos, casi centímetro y medio (os veo sacando la regla para medirlos) y los salpimentamos. Doramos los medallones en aceite de oliva a fuego fuerte y reservamos. En ese mismo aceite (sí, con los restos dorados del fondo de la olla) echamos los dientes de ajo enteros, la cebolla en medias tiras no muy finas y la zanahoria en rodajas. Damos unas vueltas para dejar que se sofría dos minutos a fuego medio. Incorporamos medio vaso de vino blanco y con una cuchara o espátula de madera vamos desglasando el fondo, es decir, vamos despegando lo doradito que había en el fondo de la olla, que dará color y sobre todo sabor a la salsa. Cuando ya tengamos todo bien despegado, incorporamos el solomillo que teníamos reservado y todo el jugo que haya soltado. Añadimos otro buen chorro de vino blanco, sal y pimienta.



Cerramos la olla y cuando coja presión bajamos el fuego a lento y dejamos 8'. Sacamos las rodajas de solomillo y trituramos la salsa hasta que quede homogénea y fina. Si veis que está muy líquida la podéis dejar reducir un poco. A mi no me hizo falta. Metemos otra vez el solomillo y listos.

¿Comemos?


¡Espero que os guste!







lunes, 30 de julio de 2018

Chocopincho Ibérico a la Brava

¿Le damos al lunes un poco de alegría?Yo os traigo una sugerencia un poco diferente que combina el dulce con el picante y que os dejará muy buen sabor de boca para empezar la semana con alegría.

Yo soy muy fan del chocolate negro, y en casa he ido convenciendo al personal de que el chocolate negro es muy buena opción a la hora de comer chocolate. Todavía me quedan dos rebeldes a los que les chifla con leche y blanco, aunque de vez en cuando se dejan seducir por el sabor más puro.

El chocolate negro también es perfecto para cocinar y no solo postres, ese punto amargo y dulce le puede dar un toque especial a muchas elaboraciones. Uno de los ingredientes con los que el chocolate hace un tandém perfecto es con el picante, una pareja peculiar que es todo potencia cuando te lo metes en la boca y que despierta en un momento tus papilas gustativas. Nadie mejor que ellos para formar parte de este pincho de carne de cerdo ibérico que os voy a contar ahora y con el que podéis hacer un aperitivo delicioso y muy sabroso.



INGREDIENTES
(2 pinchos)
2 tacos de solomillo cerdo ibérico de 30g. aprox. cada uno
50g. de patatas
35g. de chocolate negro
Salsa Tabasco Original
Sal y pimienta
Curry
Aceite de Oliva

Cocemos las patatas peladas, cortadas en cuadraditos en agua con sal. una vez cocidas las pisamos y las mezclamos con un poco del agua de cocción, un chorrito de aceite de oliva, pimienta, curry y 5 gotas de tabasco. Mezclamos hasta obtener un puré homogéneo y consistente.
Salpimentamos los tacos de solomillo y los hacemos a la plancha
Echamos 4 ó 5 gotas de tabasco al chocolate y lo calentamos hasta que esté fundido.


Bañamos los trozos de solomillo en el chocolate y servimos con una bolita de puré de patata encima. Rallamos un poco de chocolate para adornar y ponemos unas gotas más de tabasco en el plato para los valientes con el picante.


¿Preparados? pues de un bocado para adentro


¡Espero que os guste!










miércoles, 25 de julio de 2018

Migas Nikkei

Hoy os propongo un viaje por varios sitios del mundo sin salir de casa y bocado a bocado. Es un viaje cargado de sabor, sabores de algunos lugares que todavía no conozco físicamente y que están en mi lista de pendientes en parte por su gastronomía, que me encanta.

El viaje sale de nuestro país gracias a un plato de los de siempre de nuestra cocina tradicional, las migas. Un plato sencillo y a la vez riquísimo que lleva en nuestras cocinas muchos años. Años también es lo que lleva la cocina nikkei instaurada en Perú, un mestizaje que se inició hace mucho tiempo cuando los japoneses desembarcaron en allí y empezaron a fusionar sus ingredientes y cortes, por ejemplo de pescado, con los ingredientes y platos locales. El resultado fueron sabores geniales que podemos disfrutar hoy en día en muchas partes del mundo y que siguen enriqueciéndose gracias a grandes chefs.


Volviendo a mis migas, alguien en esta casa llevaba mucho tiempo pidiéndome migas y yo quería hacer un plato diferente para presentarme a un concurso de cocina de Lacor Menaje en el que puedo ganar una experiencia maravillosa e irme al País Vasco a "gastronomiquear" unos días.
Con mis dos objetivos en mente y dejando que mi cabeza se fuera un ratito a explorar sabores del mundo que pudieran encajar en mi plato de migas, salió este plato muy diferente y sabroso. Una receta de aquí, llena de matices de allá y de más allá.

¿Os la cuento?

INGREDIENTES
(2pax)
100g de pan del día anterior cortado en trocitos
60g. de chorizo
40g. de pimiento rojo
70g. de tocino o panceta
100g. de salsa de soja
1/2 cucharadita de las de postre de azúcar
2 cucharadas de  pasta de ají amarillo
Ají Panca en polvo
5 lichis
5 Physalis
Aceite de oliva

Cortamos la panceta en tiras y la sofreímos en un poco de aceite de oliva. Incorporamos la soja y el azúcar y dejamos 5' a fuego lento.
En otra sartén, sofreímos el pimiento cortado en cuadraditos pequeños, damos unas vueltas y añadimos también en dados el chorizo. Echamos el pan y damos vueltas para que se vaya empapando y friendo. Incorporamos la panceta con un poco de la soja que haya quedado, cuidado que no sea mucha que haréis una sopa. Espolvoreamos un poquito de ají panca y probamos para ver si nuestro nivel de picante lo aguanta bien. Probamos como están de sal, ya que al llevar la soja puede que no necesiten, yo no les eché sal.



Para terminar nuestro plato, ponemos una base de pasta de ají amarillo, las migas por encima y repartimos los physalis si son pequeñitos enteros y los lichis partidos en dos.

Llega la hora del primer bocado, cerrad los ojos y disfrutad del viaje.


¡Espero que os guste!




viernes, 20 de julio de 2018

Guisantes con Pollo y Cacahuetes

Los frutos secos son perfectos para darle un toque diferente a nuestros platos. No sólo aportan sabor, su textura crujiente es perfecta para conseguir que las recetas tengan otro aire. 
No nos tenemos que olvidar tampoco de sus propiedades nutricionales, algunos ricos en magnesio, otros en hierro, otros en selenio, otros en Omega 3 y con un buen aporte de vitaminas. Así que lo mejor es ir variando y aprovecharnos de todo el surtido que está a nuestro alcance.


Para la receta de hoy elegí los cacahuetes, en realidad fue la bolsa de cacahuetes Planters que venía en la Disfrutabox de este mes la que me eligió a mi dejándome claro que ellos iban a formar parte de mi siguiente receta. Son ricos en vitaminas del grupo B y en ácido fólico. Sus proteínas tienen un alto contenido en arginina, un aminoácido que interviene en la producción de hormona del crecimiento y en el buen funcionamiento del sistema inmunitario. El aporte de triptófano también es importante, este neurotransmisor mejora el estado de ánimo y la calidad de nuestro sueño. Pero además de todas las propiedades, los cacahuetes aportan un sabor muy especial los platos que a mi me encanta y con los guisantes van perfectos. Los guisantes también son grandes aliados para nuestra dieta,  y ya en otras entradas os he ido contando sus virtudes.


Hay otro ingrediente en este plato que descubrí en la Disfrutabox, las infusiones de verduras Veggie Mix son unas infusiones de verduras que también se pueden utilizar como condimento. Hay distintas variedades y la que utilicé yo es Veggie Mix Detox, que lleva espinacas, jengibre, raíz de achicoria, lemongrass y  algarroba  entre otras cosas. Todavía no la he probado en infusión, pero como condimento es perfecta.

El plato quedó buenísimo y a mi me encantó, aunque algún pequeñajo hizo sus correspondientes quejas antes, durante y después de la cena para que quedara constancia de que no le gustaban los guisantes. Supongo que la próxima vez pondrá menos pegas.

INGREDIENTES
(4pax)
350g. de Guisantes (utilicé congelados)
250g. de Pechuga de Pollo
1 bolsa de Infusión Veggie Mix
60g. de Cacahuetes Planters al Punto de Sal
vino blanco
40g. de Cebolla
2 dientes de ajo
Sal y pimienta
Aceite de Oliva

Cortamos los dientes de ajo en rodajas y los sofreímos en aceite de oliva. Antes de que se doren incorporamos la cebolla en tiras finitas. Cuando empiece a ponerse transparente, añadimos la pechuga de pollo salpimentada cortada en tiras gruesas y a continuación los guisantes. Subimos el fuego e incorporamos un chorro de vino blanco, dejamos que evapore un poco y bajamos el fuego. Añadimos el contenido del sobrecito de infusión y damos unas vueltas. Es hora de echar los cacahuetes y dejar a fuego medio unos 5-7´, hasta que los guisantes estén tiernos.


¡Espero que os guste!









lunes, 16 de julio de 2018

Lomos de merluza en Salsa de Coco y Curry

La entrada de hoy es sobre una de estas recetas que puedes hacer con fondo de despensa y de congelador, recetas que no tienes que planificar y que te solucionan una comida o una cena de un día cualquiera.


El verano para mi es un poco caótico en todos los sentidos, me apetece vivir sobre la marcha, no planificar mucho mis pasos, salir por aquí o llegar a la tantas de allá, en fin desconectar un poco de la rutina del resto del año. Como compañeros fantásticos de vacaciones y de esta forma de vida tenemos a los congelados o las conservas.

Es importante tener un producto de calidad congelado como estos lomos de merluza para conseguir un plato buenísimo en cualquier momento. Los lomos de merluza Pescanova, vienen limpios, sin espinas y listos para cocinar.  Y la leche de coco la podemos tener en la despensa durante mucho tiempo para el día que la queramos utilizar.  La leche de coco es una buena base para hacer salsas de diferentes sabores y con una textura fantástica. Con la combinación de pescado, coco y curry, conseguiremos un sabor que estoy segura os va a encantar a mi me chifla y a toda la gente menuda de esta casa le ha dado su aprobación. Para acompañarlo nada mejor que unos espaguetis de tinta de calamar, a los niños no les hizo mucha gracia que la pasta fuera negra, pero era pasta y no podían decir que no. Después de probarla entendieron que el color daba igual y se zamparon todo el plato en un periquete.



INGREDIENTES
(4pax)
1 paquete de lomos de merluza Pescanova
400g. de leche de coco
1 cucharada de curry
sal y pimienta
aceite de oliva
250g de espaguetis con tinta de calamar

Descongelamos los lomos de merluza y los salpimentamos. Echamos la leche de coco en una sartén con un poco de aceite de oliva. Añadimos una cucharada de curry, un poco de sal y dejamos que se cocine durante 5' a fuego medio. Introducimos los lomos de merluza en la leche de coco y los dejamos cocinarse durante 10´




Cocemos los espaguetis de tinta de calamar y servimos los lomos encima acompañados de la salsa.




¡Espero que os guste!