viernes, 20 de julio de 2018

Guisantes con Pollo y Cacahuetes

Los frutos secos son perfectos para darle un toque diferente a nuestros platos. No sólo aportan sabor, su textura crujiente es perfecta para conseguir que las recetas tengan otro aire. 
No nos tenemos que olvidar tampoco de sus propiedades nutricionales, algunos ricos en magnesio, otros en hierro, otros en selenio, otros en Omega 3 y con un buen aporte de vitaminas. Así que lo mejor es ir variando y aprovecharnos de todo el surtido que está a nuestro alcance.


Para la receta de hoy elegí los cacahuetes, en realidad fue la bolsa de cacahuetes Planters que venía en la Disfrutabox de este mes la que me eligió a mi dejándome claro que ellos iban a formar parte de mi siguiente receta. Son ricos en vitaminas del grupo B y en ácido fólico. Sus proteínas tienen un alto contenido en arginina, un aminoácido que interviene en la producción de hormona del crecimiento y en el buen funcionamiento del sistema inmunitario. El aporte de triptófano también es importante, este neurotransmisor mejora el estado de ánimo y la calidad de nuestro sueño. Pero además de todas las propiedades, los cacahuetes aportan un sabor muy especial los platos que a mi me encanta y con los guisantes van perfectos. Los guisantes también son grandes aliados para nuestra dieta,  y ya en otras entradas os he ido contando sus virtudes.


Hay otro ingrediente en este plato que descubrí en la Disfrutabox, las infusiones de verduras Veggie Mix son unas infusiones de verduras que también se pueden utilizar como condimento. Hay distintas variedades y la que utilicé yo es Veggie Mix Detox, que lleva espinacas, jengibre, raíz de achicoria, lemongrass y  algarroba  entre otras cosas. Todavía no la he probado en infusión, pero como condimento es perfecta.

El plato quedó buenísimo y a mi me encantó, aunque algún pequeñajo hizo sus correspondientes quejas antes, durante y después de la cena para que quedara constancia de que no le gustaban los guisantes. Supongo que la próxima vez pondrá menos pegas.

INGREDIENTES
(4pax)
350g. de Guisantes (utilicé congelados)
250g. de Pechuga de Pollo
1 bolsa de Infusión Veggie Mix
60g. de Cacahuetes Planters al Punto de Sal
vino blanco
40g. de Cebolla
2 dientes de ajo
Sal y pimienta
Aceite de Oliva

Cortamos los dientes de ajo en rodajas y los sofreímos en aceite de oliva. Antes de que se doren incorporamos la cebolla en tiras finitas. Cuando empiece a ponerse transparente, añadimos la pechuga de pollo salpimentada cortada en tiras gruesas y a continuación los guisantes. Subimos el fuego e incorporamos un chorro de vino blanco, dejamos que evapore un poco y bajamos el fuego. Añadimos el contenido del sobrecito de infusión y damos unas vueltas. Es hora de echar los cacahuetes y dejar a fuego medio unos 5-7´, hasta que los guisantes estén tiernos.


¡Espero que os guste!









lunes, 16 de julio de 2018

Lomos de merluza en Salsa de Coco y Curry

La entrada de hoy es sobre una de estas recetas que puedes hacer con fondo de despensa y de congelador, recetas que no tienes que planificar y que te solucionan una comida o una cena de un día cualquiera.


El verano para mi es un poco caótico en todos los sentidos, me apetece vivir sobre la marcha, no planificar mucho mis pasos, salir por aquí o llegar a la tantas de allá, en fin desconectar un poco de la rutina del resto del año. Como compañeros fantásticos de vacaciones y de esta forma de vida tenemos a los congelados o las conservas.

Es importante tener un producto de calidad congelado como estos lomos de merluza para conseguir un plato buenísimo en cualquier momento. Los lomos de merluza Pescanova, vienen limpios, sin espinas y listos para cocinar.  Y la leche de coco la podemos tener en la despensa durante mucho tiempo para el día que la queramos utilizar.  La leche de coco es una buena base para hacer salsas de diferentes sabores y con una textura fantástica. Con la combinación de pescado, coco y curry, conseguiremos un sabor que estoy segura os va a encantar a mi me chifla y a toda la gente menuda de esta casa le ha dado su aprobación. Para acompañarlo nada mejor que unos espaguetis de tinta de calamar, a los niños no les hizo mucha gracia que la pasta fuera negra, pero era pasta y no podían decir que no. Después de probarla entendieron que el color daba igual y se zamparon todo el plato en un periquete.



INGREDIENTES
(4pax)
1 paquete de lomos de merluza Pescanova
400g. de leche de coco
1 cucharada de curry
sal y pimienta
aceite de oliva
250g de espaguetis con tinta de calamar

Descongelamos los lomos de merluza y los salpimentamos. Echamos la leche de coco en una sartén con un poco de aceite de oliva. Añadimos una cucharada de curry, un poco de sal y dejamos que se cocine durante 5' a fuego medio. Introducimos los lomos de merluza en la leche de coco y los dejamos cocinarse durante 10´




Cocemos los espaguetis de tinta de calamar y servimos los lomos encima acompañados de la salsa.




¡Espero que os guste!




miércoles, 4 de julio de 2018

Nuezpops


Nueces de California está de celebración, haciendo honor a su origen estadounidense hoy celebran el día de las nueces. Han organizado un montón de actividades durante todo el mes; yoga, pádel, presencia en mercados y la segunda convocatoria de un concurso de recetas con nueces en el que buscan al Nuezlover del año. Así que aquí estoy yo con mi receta de nueces con la que espero llegar   a la final del concurso y ganarme el título de nuezlover.
En realidad yo ya soy una nuezlover porque es un fruto seco que me encanta y que como a menudo. Las nueces están llenas de propiedades nutricionales y no estaría mal que les hicierais un huequito en vuestra dieta. Me diréis que es que tienen mucha grasa y yo os cuento que de 18 gramos de grasas que tiene un puñado, 13g son de grasas poliinsaturadas y 2,5g. de Ácido alfalinolénico, para entendernos ácidos grasos Omega 3 de origen vegetal esenciales para nuestro organismo y que no somos capaces de producir por nosotros mismos. Este ácido nos protege de enfermedades cardiovasculares, ayuda a regular la presión arterial y tiene efecto antiinflamatorio protegiéndonos de algunos tipos de cáncer y de la diabetes. Todo esto, claro está, siempre que el resto de nuestra dieta sea correcta.
Las nueces también son ricas en antioxidantes. Tienen un alto contenido en magnesio y fósforo, así como proteínas y fibra. Podéis saber más sobre sus propiedades, consejos, recetas y actividades que se están llevando a cabo este mes en la página de Nueces de California www.nuecesdecalifornia.com

Para hacer esta receta me inspiré en los cakepops, yo prescindí del bizcocho y me ayudé del aguacate para seguir con la línea saludable por la que caminan las nueces. Es una receta salada aunque lleve también unas nueces caramelizadas y os puede servir como entrante o aperitivo.



INGREDIENTES
(6 nuezpops)

45g. de nueces de california
85g. de aguacate pelado y sin hueso
25g. de queso de untar sin lactosa
1g. de chile rojo
2g. de jengibre
sal y pimienta
3 mitades enteras de nueces de california
20g. de azúcar

En primer lugar machacamos los 45g. de nueces con ayuda de un mortero y reservamos. Pisamos el aguacate con un tenedor. Le incorporamos el queso de untar y mezclamos bien. Añadimos sal, pimienta, el jengibre rallado y el chile muy picado.
Nos humedecemos un poco las manos y vamos formando bolas del tamaño de un chupachups. Pasamos las bolitas por las nueces picadas. Reservamos en la nevera para que se endurezcan un poco.
Partimos en dos las mitades de nueces. Calentamos el azúcar con unas gotitas de agua en un cazo hasta formar un caramelo. Bañamos los trozos de nuez en el caramelo hasta que queden cubiertos y ponemos sobre un papel de horno para luego poder despegarlos fácilmente.


Pinchamos las bolitas sobre unos palos de chupachups o sobre unas brochetas y encima de cada uno ponemos uno de los trozos de nuez caramelizado.

Ya tenemos listos estos bocados deliciosos que no os podéis perder


¡Espero que os guste!











jueves, 28 de junio de 2018

Mejillones con Piña

La receta de hoy es muy refrescante y perfecta para el tiempo veraniego. Otro punto a favor es que se hace volando. He utilizado los mejillones media concha de Pescanova, vienen cocidos y listos para consumir así en frío o calentar si la preparación lo requiere. Tienen un buen tamaño y de punto de cocción y sabor están perfectos. Además vienen envasados con el líquido de cocción que podéis utilizar para otras elaboraciones.

El mejillón es rico en proteínas de alta calidad y muy fácil de digerir. Su aporte calórico es bajo, aunque esto depende un poco de como los preparemos. En la receta de hoy mantenemos ese bajo contenido calórico. Es un molusco rico en vitaminas del grupo B, en yodo, magnesio y selenio. También es rico en hierro, al contrario de lo que pasa con otros alimentos ricos en hierro en los que nos encontramos con problemas para su absorción, el hierro que aporta el mejillón se asimila muy bien. Por último no nos podemos olvidar de su contenido en Omega 3 y en glucosaminas, que son un potente inflamatorio.


La combinación con la piña, la menta y la lima hace que el plato sea refrescante y ligero, así que os recomiendo que les vayáis haciendo un hueco en vuestros recetarios veraniegos.


Os recomiendo echar un vistazo a Pescalovers, la comunidad de Pescanova para los apasionados de la cocina del mar. Yo ya me he registrado y he empezado a compartir mis recetas. Encontraréis ideas y podréis compartir las vuestras.

INGREDIENTES
(4 pax)
500g. de mejillones cocidos media concha Pescanova
250g. de piña natural
50g. de cebolleta
1 lima
1 cucharada de menta fresca picada

Cortamos la piña en daditos pequeños. Picamos la cebolleta muy fina. Ponemos los mejillones escurridos en una fuente y repartimos por encima los dados de piña y la cebolleta. Les añadimos la lima exprimida y espolvoreamos menta.

¿A qué es fácil? Yo iría apuntando los ingredientes para la próxima lista de la compra.


¡Espero que os gusten!









lunes, 25 de junio de 2018

Nigiris de la Vera

No sé cuando fue la primera vez que probé el pimentón, supongo que cuando abandoné los purés y mi madre decidió empezar a darme la comida "normal" y no adaptada a bebés. Y es que el pimentón es una especia muy utilizada en la cocina española en multitud de platos y lleva presente en ella hace muchísimos años. Tampoco recuerdo cuando aprendí que el pimentón de la Vera es el mejor con el que puedes enriquecer tus recetas, pero el caso es que lo aprendí y hace mucho tiempo que cocino con él.

El año pasado, a través de una amiga, llegaron a mis manos unas latas de pimentón que nada más verlas me enamoraron. Eran de pimentón Las Hermanas, una empresa que lleva desde 1940 en este mundo. En realidad Las Hermanas es una de sus  dos marcas, con denominación de origen y en la que se han permitido innovar con el diseño y con sus envases. El packaging de Las Hermanas es precioso, de hecho ha ganado ya varios premios. Las chicas de pimentón se visten con sus trajes tradicionales y se presentan con unas ilustraciones modernas y con un diseño diferente al habitual en este tipo de producto. Su afán por innovar, les ha llevado también a envasar el pimentón de diferentes formas, entre ellas unos sobres monodosis, que son muy prácticos para conservar las propiedades del pimentón intactas.

Después del amor a primera vista, os cuento que lo que encontraréis dentro del envase es un pimentón de máxima calidad. Un producto fruto de un proceso muy cuidado desde la selección y secado del pimiento hasta la fabricación y envasado del pimentón. Nada se deja al azar y eso se nota en su color, su aroma y su sabor. Podéis conocer más información sobre su producto en www.hechoenlavera.com

He hecho un montón de recetas con él porque como os comentaba al principio el pimentón está presente en muchos de nuestros platos, pero este fin de semana me apeteció hacer un plato donde fuera protagonista y así llegué a la receta que podéis leer a continuación.




INGREDIENTES
(8 nigiris)

100g. de arroz para sushi
130g. de agua
3 cucharaditas (cp) de vinagre de arroz
2 cucharaditas(cp) de azúcar
1/2 cucharadita(cp) de sal
1 cucharadita(cp) de Pimentón picante Las Hermanas
60g. de tocino ibérico adobado
8 huevos de codorniz
Pasta de wasabi

Lavamos el arroz varias veces poniéndolo en un bol con agua y cambiando el agua hasta que salga clara. Lo dejamos reposar en un colador unos 20´. Lo ponemos en una cacerola con el agua y tapamos, cuando hierva mantenemos el hervor 5´, bajamos el fuego y lo dejamos cocer a fuego lento 15´y cuando pase el tiempo retiramos del fuego. Dejamos reposar sin destapar 10´.




Mientras tanto, mezclamos el vinagre, el azúcar y la sal. Si calentamos ligeramente el vinagre se mezclará mucho mejor. Pasamos el arroz a una fuente y vamos abanicándolo mientras echamos la mezcla del vinagre y removemos. Con esto conseguiréis que el arroz se enfríe y se quede un poco pegajoso. Añadimos entonces, el pimentón, si no os atrevéis a echarlo todo picante, podéis utilizar agridulce o incluso dulce. Mezclamos bien con el arroz y probamos por si queremos añadirle un poquito más, la gracia es que sepa a pimentón.

Formamos los nigiris, humedeciéndonos un poco las manos. Ponemos un poco de wasabi encima de cada nigiri. Cortamos lonchas de tocino muy finas y colocamos una o dos encima de cada nigiri. Las quemamos un poco con el soplete para que se hagan. Si no tenemos soplete, les damos un golpe de micro a las lonchas solas y después las colocamos encima. Freímos los huevos de codorniz. Terminamos el nigiri con un huevo frito y espolvoreado con pimentón.


 Esta mezcla Española-Japonesa queda perfecta y a nosotros nos ha encantado.


¡Espero que os guste!

martes, 19 de junio de 2018

Gazpacho de Fresas

Seguimos con las opciones maravillosas que nos da este plato tan fresquito. Esta vez le he dado una vuelta a la receta que hago siempre de gazpacho tradicional y además de tomate le he añadido fresas. También he prescindido de la cebolla y el resto de ingredientes los he mantenido tal cual lo hago siempre ajustando un poco por  aquí y otro poco por allá.


El sabor que le dan las fresas es fantástico, se mezclan perfectamente con el resto de ingredientes y sobresalen un poco en sabor. Más o menos le puse la misma cantidad de fresas que de tomate, 100g. más de fresas para ser exactos. Pero esta cantidad va en gustos, yo menos fresas no le pondría porque el sabor se perdería, pero podéis jugar si queréis a aumentar un poco la cantidad. A mi esta proporción me parece perfecta.

A todos los beneficios que obtenemos de los ingredientes de este plato cargados de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes; añadimos los de las fresas. Esta fruta es muy rica en vitamina C y en fibra. Podemos destacar también su contenido en vitamina E y en ácido fólico. Su contenido calórico es bajo y en su composición hay un 90% de agua. Nos ayuda con la retención de líquidos y por su capacidad antioxidante nos protege frente a las enfermedades degenerativas, dentro siempre de una dieta sana. Las fresas son también un potente antiinflamatorio, gracias en parte a su cantidad de manganeso. Como véis merece la pena aprovecharnos de las fresas e incluirlas en nuestras comidas, solas o como parte de sus ingredientes. Antes de ir con la receta, os recuerdo otra receta sanísima que publiqué hace poco con las fresas como ingrediente protagonista y que también os recomiendo. Tenéis el enlace haciendo click AQUÍ


INGREDIENTES
(600g. de fresas)
500g. de tomates
60g. de pepino
40g. de pimiento verde
1 diente de ajo
30g. de aceite de oliva virgen extra
15g. vinagre de manzana
sal
1/2 vaso de agua

La preparación de este plato no tiene más misterio que triturar todos los ingredientes hasta conseguir una textura homogénea sin pieles, ni grumos. Yo no pelo los tomates, pero sí semi-pelé el pepino, dejándole alguna tirita de piel. Si nuestra batidora no es muy potente, tendremos que pasarlo luego por un chino para conseguir una textura fina. Lo metemos en la nevera y lo servimos bien frío.


Si queremos poner guarnición podemos picar parte de los ingredientes y servirlos por encima. Yo esta vez me salí un poco de ellos y le puse unas alcaparras y una loncha de cecina.



¡Espero que os guste!








sábado, 16 de junio de 2018

Ensalada de Pepino

Parece que ya llegan los calores de verdad y es hora de dar paso a recetas frescas que nos ayuden a soportarlo. El pepino siempre da un toque muy fresco a las ensaladas y a otros platos, pero esta vez he querido que abandone a la lechuga y al tomate y brille en solitario.


El aporte calórico del pepino es bajísimo, y su contenido en agua es muy alto. Nos ayuda a eliminar la retención de líquidos, a regener la flora intestinal y limpiar el intestino. Es importante masticarlo bien, sobre todo cuando lo ingerimos con piel, porque si no puede resultar indigesto. A pesar de esto conviene comerlo con piel porque allí alberga casi toda su cantidad de vitamina C. También contiene vitamina A y vitaminas del grupo B. Podemos destacar su contenido en potasio y en magnesio. El silicio también ocupa su sitio dentro de los minerales que aporta el pepino y nos ayuda con nuestras articulaciones y con la reducción de ácido úrico. Con todo esto que os he contado y con otras muchas propiedades que me dejo en el tintero, ¿cómo no le iba a dedicar un plato en solitario?

Para completar la ensalada con un poquito de Omega 3, elegí el atún Súperper Natural de Isabel que venía en la Disfrutabox de este mes. Es un atún envasado al natural, que no hay ni que escurrir porque lo enlatan con solo una gota de agua. Este atún me ayudo a seguir conservando la ligereza de esta ensalada de pepino.


La gente menuda de la casa no quiso ni probarla, y a mi no me importó mucho, algún día se atreverán. Así que esta vez el plato fue para mi solita. Las cantidades que os doy en los ingredientes son para 1 o como mucho 2 personas, depende del resto del menú.


INGREDIENTES
1/2 pepino
1 lata de atún Isabel supernatural
30g. de cebolleta
3 cucharadas de soja
Pimienta
Cominos

Cortamos el pepino con piel en rodajas finitas y las ponemos en un plato. Repartimos la cebolleta muy picada por encima de las rodajas de pepino. Espolvoreamos un poquito de pimienta y de cominos. Yo elegí comino en grano, aunque podéis echarlo molido también. Añadimos la lata de atún y aliñamos con la salsa de soja.

¿A qué es fácil? Pues a por ella


¡Espero que os guste!