viernes, 23 de mayo de 2014

Parece que refresca: Lentejas con chorizo

Yo a estas alturas me niego a volver a ponerme el abrigo, más que nada porque están guardados. Pero mira, a lo que no le voy a decir que no es a un plato de lentejas. ¿Y lo bien que sientan con estos días tan fresquitos que han venido de visita? Estos días rezagaos que llegan cuando ya lucías brazo blanco nuclear y solo pensabas en las vacaciones.
Pues no hay mal que por bien no venga y así podemos calentar y de paso engrasar un poco nuestro cuerpo serrano antes de empezar a destaparnos de nuevo.
En casa nos encantan las lentejas (toma frase publicitaria de ama de casa con delantal rodeada de niños) vamos, yo misma. Las legumbres son ricas en proteínas, de hecho, en ocasiones se las incluye en distintos tipos de alimentos junto a otros como carne, pescado o huevos o también a cereales y tubérculos por su alto contenido en hidratos de carbono. El consumo de lentejas nos asegura una buena cantidad de fibra que nos protege frente al colesterol y las enfermedades cardiovasculares. Incluso su fibra soluble, hace que la liberación de carbohidratos sea más lenta, dato interesante para la diabetes.
¿Y las incómodas flatulencias tras el consumo de legumbres? Pues son causadas por un tipo de hidratos de carbono, como los oligosacáridos, cuya acción beneficiosa en el intestino como prebióticos está demostrada.
Además son ricas en vitaminas sobre todo del grupo B y en minerales, siendo el potasio el más numeroso, seguido del fósforo.
¿Y la fama de las lentejas y el hierro? Sí destaca su contenido en hierro, pero es poco biodisponible; esto quiere decir que la proporción que llega a absorber nuestro cuerpo no es mucha.
Por último, tenéis que tener en cuenta que es conveniente comer legumbres por lo menos dos veces a la semana.
Y ahora voy a intentar poner los ingredientes, porque esta receta si que la hago totalmente a ojo, bueno menos las lentejas y el agua.

INGREDIENTES
(4PAX)
1 vaso y medio de lentejas - 300-320g
1 chorizo 100-120g
1/2 cebolla mediana
1 zanahoria grande 90-100g
1 patata 200-220g
1 trozo de pimiento verde 30g
1 hoja de laurel
Aceite de oliva
Sal
Agua
Vinagre

Se sofríe la cebolla bien picada, se añade la zanahoria también picada menuda y el pimiento (este enano, que hay que camuflarlo para que no nos pongan pegas).
Añadimos el chorizo, yo lo pico en trozos chiquitines. Damos una vuelta, ¡ojo! no por casa, y echamos las lentejas. A continuación las patatas troceadas no muy grandes (2x1,5cm).
Yo las hago en la olla rápida, os doy la medida de agua para ésta. Echamos cuatro veces la cantidad de agua que de lentejas. Así quedarán clavadas, más bien espesitas. Nos falta la hoja de laurel, un chorro de vinagre y salarlas.
Cuando suba la olla, la ponemos cinco minutos a fuego lento y listo. Ya podemos entrar en calor.


A mis fieras se las he dado para cenar, no son tan fuertes y por lo menos para ellos es una cena fácil, se las comen rápido y bien. Lo que yo llamo una cena redonda, sin peleas y con la frase mágica: "Están mucho más ricas que las del cole, mami". 

3 comentarios:

  1. Jó, desde luego que con este tiempo es de los platos que más apetecen además son tan sanas y tan facilitas......este finde caen seguro. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Genial eso de las lentejitas para cenar los niños. Y tienen una pinta estupenda.

    ResponderEliminar
  3. Y te quedas con el cuerpo bien calentito. Bss

    ResponderEliminar