jueves, 20 de octubre de 2016

Frixuelos Vaqueiros o Enroscados

Hoy también os traigo una receta asturiana, y en este caso es también una receta de mi madre. Bueno más que de ella es de las de toda la vida tradicionales que no se sabe quien las empezó. Como es ella la que los hace en casa y la que nos los ha descubierto, pues es la receta de mi madre.
En Asturias, los frixuelos son un postre, merienda o desayuno, muy típico. Una especie de crepes que en la forma tradicional se toman con azúcar espolvoreado por encima. Luego ya vienen las variantes, de echarles nata, chocolate, mermelada o acompañarlos de salado, como casi siempre hago yo.
La verdad es que nunca les había hecho frixuelos a los niños, sí que los había hecho alguna vez, cuando ellos todavía no conocían este mundo. Hubo un día de esos que los peques se pasan en Asturias, en el que mi madre abrió la veda. Y lo que yo recibí fue la foto de un gran plato de frixuelos con tres monstruos con cara de felicidad y un mensaje posterior de que se los habían zampado todos. Esto es el "abuelo´s time" y hay que hacer la vista gorda en cuanto a azúcar, cebar a los niños como si fueran cerditos, acostarse cuando les da la gana y ese tipo de cosas que unos y otros disfrutan cuando tienen unos días para estar juntos. 
Os estaba hablando de los frixuelos "normales" los planitos, pero en la parte occidental de Asturias se hacen también los frixuelos vaqueiros que son los protagonistas del post de hoy. La diferencia de masa es poca, más harina para dar mayor consistencia en los vaqueiros y poder así, enroscarlos en la sartén. 
Si antes os contaba la foto con la cara de felicidad ante los frixuelos al uso, no os quiero contar como se pusieron cuando en otra de sus visitas mi madre les puso un plato hasta arriba de los vaqueiros. Hasta arriba se pusieron ellos también y hasta arriba me puse yo también el fin de semana que fui a buscarlos, en el que insistentemente me decían que tenía que probarlos. Porque aunque os parezca raro yo no los había probado todavía, ni a mi madre ni a mi abuela les había dado hasta ahora por recuperarlos. 
De momento seguiré yéndolos a comer a Asturias y que mi madre conserve así la exclusiva de algunos platos con sus nietos, disfrute con sus peticiones culinarias, con su apetito y con su cara de felicidad.

INGREDIENTES
4-5 huevos
1 vaso de leche 
1/2 vaso de agua escaso
1 cucharadita de las de café de levadura química tipo Royal (opcional)
Una pizca de sal
Dos cucharaditas de azúcar (opcional)
250-300g de harina 

Preparación:
Batimos todos los ingredientes con ayuda de una batidora o unas varillas. No deben quedar grumos y  la masa no debe quedar muy líquida, debe tener consistencia. Podemos rectificarla con más leche o más harina.
Dejamos reposar la masa media hora.
Los freímos en abundante aceite de oliva. Para darles su forma característica vamos echándolos desde el centro de la sartén hacia afuera formando una espiral.
Les damos la vuelta con cuidado, con una espumadera o unas pinzas.


Entre uno y otro removemos la masa.
Ponemos sobre papel de cocina para absorber un poco el exceso de grasa y los espolvoreamos con azúcar. Según vamos haciendo vamos poniendo encima, hasta conseguir nuestra torre de frixuelos vaqueiros.


Ya tenemos una merendola genial para un sábado por la tarde y que además podemos hacer con los niños. Sólo hay que tener un poco de precaución a la hora de freírlos.

 ¡Espero que os gusten!



No hay comentarios:

Publicar un comentario