miércoles, 21 de junio de 2017

Gelatina de Horchata con Cerezas

De vez en cuando me doy cuenta de que publico muy poco postre y muy poco dulce. Así que en esta ocasión me propuse que la siguiente receta que iba a elaborar debía ser un postre. Con estos calores tampoco es que apetezca complicarse mucho la vida en la cocina. En realidad con estos calores apetece bastante poco cocinar, y lo dice alguien a la que le gusta mucho hacerlo, pero este calor acaba con cualquiera. Así que tenía que ser un postre ligero, con poca elaboración y fresquito. 

La Disfrutabox de este mes me lo puso en bandeja y de entre todos los productos me llamó la atención una horchata de Costa que lleva un 90% menos de azúcar que la convencional y ella fue la elegida para convertirse en gelatina acompañada de unas cerezas. 




Un postre que combina las propiedades digestivas de la horchata con las cerezas, una fruta con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias a tener muy en cuenta y que debemos aprovechar ahora que nos esperan en grandes cantidades en las fruterías.

El verano es genial en cuanto a la fruta y a muchas cosas más, luego llega el invierno y la cosa se torna un poco más triste. Aunque hoy en día hay muchas frutas de las que podemos disfrutar todo el año que antes no hacíamos. Hay que aprovechar la variedad que tenemos tanto en invierno como en verano e ir cambiando en cada comida, merienda o tentempié. Así aprovecharemos las propiedades de cada una.

Esta gelatina de horchata combina a la perfección con el sabor de las cerezas, pero seguro que con muchas otras frutas. Así que os animo a hacer vuestras propias mezclas e ir probando combinaciones y que por supuesto me las contéis.

INGREDIENTES
(4 PAX)

1/2 litro de horchata
1/2 kilo de cerezas
6 hojas de gelatina (puede ser en polvo, adecuar las cantidades)

Remojamos las hojas de gelatina hasta que se ablanden en agua fría. Ponemos la horchata a calentar y antes de que llegue a hervir, introducimos las hojas de gelatina blandas y apretándolas previamente para quitarles el exceso de agua
Removemos la mezcla sin quitarla del fuego pero sin ponerlo muy fuerte, hasta que veamos que la gelatina se ha disuelto.

Llega la hora de cuajarla. Elegí unos vasos de chato y primero puse una capa como de centímetro y medio en cada uno. Los introduje en el congelador para ir más rápido, hasta que cuajó la gelatina (Ojo con no pasaros de tiempo que se congela y coge una textura que no es agradable) Cortamos entonces las cerezas por la mitad y ponemos una capa de mitades de cereza. Rellenamos con la gelatina de horchata hasta casi el final del vaso e introducimos otra vez a cuajar, esta vez lo hice en nevera. Una vez cuajada terminamos con unas mitades de cerezas. 

Si no la queréis hacer en dos veces, podéis echar la gelatina hasta mitad del vaso y añadir las mitades de cerezas. Ahora cubrís con más gelatina hasta casi el final del vaso. Cuajar y después terminar con las mitades de cereza. Yo lo hago en dos pasos para que la fruta aguante a la mitad del vaso, de esta última forma cuajando todo a la vez, la fruta se irá al fondo, pero en vasos tan pequeños tampoco es importante y ahorraréis tiempo.





El resultado es un postre fresco, sano y muy apetecible


¡Espero que os guste y que les guste!


Podéis pedir vuestra caja Disfrutabox y probar cada mes diferentes productos de alimentación y belleza en www.disfrutabox.com. Mirad este mes todo lo que traía.








2 comentarios:

  1. Doy fe que estaba buenísimo, muy fresquito y superligero.....un postre ideal para estos días ;0)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! que bien que te haya gustado. Este calor va a acabar con nosotros. Bss

      Eliminar