jueves, 16 de noviembre de 2017

Crema de Champiñones

Ya tenemos aquí, y ya era hora, un poco de fresquito. Las cremas de verduras son una opción perfecta para completar nuestras comidas o cenas y calentarnos un poquito el cuerpo. Además con los pequeños de la casa nos facilitan el que vayan comiendo determinadas cosas que no les hacen mucha gracia, en este caso los champiñones.



Ellos ven champiñones mientras que los limpias y les hacen mucha gracia, les recuerdan a los dibujos animados, o a Mario Bros, los cogen, los miran y no les provocan rechazo sino todo lo contrario, los quieren hasta adoptar.
Otra cosa es cuando los ven cocinados en el plato, ni dibujos, ni curiosidad, ni Mario Bros que valga. Los seres adorables se han convertido en su peor enemigo. No dan crédito a que esas cosas marrones vayan a acompañar su carne o su pescado. Por supuesto piden ayuda con su, pero esto qué es? Y tú ya sabes que te espera un rato movidito.

¡Qué no cunda el pánico! En mi casa hoy por hoy dos de tres se comen los champiñones sin rechistar, y uno va en proceso protestando mucho cada vez que le pongo 4 trocitos de champiñón en el plato. Confío que igual que sus hermanas de 4 pasará a 5 y de cinco a su ración de champiñones.

Haciéndolos en crema tendremos otra forma de comerlos y una buena forma de ir acostumbrándose a su sabor. Aunque no os voy a engañar. El que sigue sin querer hacer las paces con los champiñones, cuando vio la crema me echó una de sus miradas de ¿mamá, tú hoy quieres guerra? Así que tuvimos una cena muy entretenida. A los demás nos encantó!

En el caldo de verduras ecológico Costa Eco que venía entre todas las cosas que trae la Disfrutabox de este mes encontré el compañero perfecto para hacer esta crema. Un toque diferente de sabor que redondeó esta crema tan buena y saludable.








INGREDIENTES

500g. de Champiñones
1 diente de Ajo
300 ml Caldo de Verduras
100g. de cebolla
1 chorro vino blanco
Sal y pimienta
100ml Leche o nata (opcional)
40g. de Anacardos

Ponemos en una cacerola un chorro de aceite de oliva e incorporamos el diente de ajo. Dejamos que tome un poco de color, añadimos la cebolla en trozos y la sofreímos. Reservamos 2 champiñones no muy grandes para finalizar el plato. Subimos el fuego y añadimos a la olla los champiñones, que hemos limpiado previamente, picados si son pequeños en dos y si son grandes en 4 trozos. Añadimos un poco de sal y pimienta. Damos unas vueltas, incorporamos un chorro de vino blanco, dejamos que evapore un poco. Añadimos el caldo y dejamos cocer a fuego lento hasta que los champiñones estén tiernos unos 15 - 20 minutos. Yo lo hice en olla rápida y los dejé 4 minutos a fuego lento desde que cogió presión.

Trituramos los champiñones con parte del caldo (no echéis todo al principio) y la leche. Añadimos más caldo si la crema está muy espesa. Probamos el punto de sal por si hace falta añadir más. Si no queremos poner leche o nata la sustituimos por más caldo. La leche le aporta un poco de suavidad al sabor de la crema.
Podéis hacer la crema también con un caldo de pollo o si no tenéis a mano ningún caldo, incluso con agua. Si no utilizáis todo el caldo de cocción para triturar, no lo tiréis,  podéis congelarlo y seguro que podemos hacer con él, por ejemplo, un arroz o algo tan sencillo como una sopa.

Laminamos los champiñones que teníamos reservados y los pasamos previamente salados por la plancha para adornar nuestra crema. Para darle un toque crujiente machacamos los anacardos en un mortero dejándolos en trocitos pequeños y los servimos por encima de la crema.


¡Espero que os guste y que les guste!








No hay comentarios:

Publicar un comentario