jueves, 2 de octubre de 2014

Pastel de Pescado

El pescado no es el mejor amigo de muchos niños y tienes que estrujarte la cabeza para que lo vayan comiendo de una forma u otra.  Es muy importante en su dieta, debería ser tanto o más importante que la carne. Ya os he hablado de sus beneficios en otras entradas. Pero todos sabemos que nos cuesta darles la misma cantidad de carne que de pescado. Muchas veces oyen la palabra pescado y cuando vas a ver están en el otro extremos de la casa y a tí empiezan a abrírsete las carnes sólo de pensar en la comida o la cena que te espera.

A favor de mis enanos tengo que decir que son unos supercomedores de pescado, con 3, 5 y 7 años comen cualquier tipo estupendamente. Hombre, tengo negativas y escapadas, pero no por el pescado. Son las mismas que pueden hacer con cualquier otra cosa porque sí, porque hoy te lo quieren poner difícil.

¿Cuál es el secreto? Yo no tengo la fórmula mágica, pero lo que yo he hecho es dárselo desde que empezaron a comer sólido. Empezando por lenguados, gallos y merluza. Son pescados que se les deshacen en la boca y mucho más fáciles de comer que por ejemplo, un filete de ternera( qué también es necesario). Se lo podéis dar rebozado o a la plancha. Es importante que empiecen a acostumbrarse a su sabor y que no los dejéis sosos, que como venimos de los purés sin sal, pues parece que nos da cosa empezar a salar su comida.

Es fundamental no desistir, al principio igual comen dos trocitos, el siguiente día comerán más, y el siguiente un poco más. Les podemos ayudar con un poco de tomate frito, de mayonesa incluso, sin pasarse y vigilándo que sea para mojar un poquito, que no es la primera vez que me doy media vuelta y se están comiendo la mayonesa a cucharadas, HORROR.

Así conseguiremos que poco a poco vayan acostumbrándose a su sabor y que aunque se lo demos más enmascarado como en el pastel de hoy, también lo coman preparado de forma sencilla. Esto nos va a facilitar la vida, muchas veces no tenemos tiempo para ponemos a elaborar un plato. Pero, ¿cuánto tiempo necesitamos para hacer un filete de pescado a la plancha? 

El pastel de hoy nos vale para que lo peques coman pescado pero a los mayores también nos gusta mucho. Se parece al pastel de cabracho, pero en este caso es un plato de aprovechamiento
¿Cuál es frase con la que acaba el pescadero cada vez que compras, por ejemplo, una merluza? Muy fácil. ¿Quieres la cabeza y la espina? Ya os lo había dicho en otra ocasión, la respuesta tiene que ser . Porque os aseguro que se puede aprovechar para otros platos, como por ejemplo el que protagoniza esta entrada.

INGREDIENTES

150g de pescado cocido
5 palitos de cangrejo
4 huevos
4 cucharadas de salsa de tomate, la receta aquí
sal y pimienta

La preparación es muy sencilla. Yo lo hago en el microondas. Pero se puede cuajar al baño maría, bien en el horno o en una olla rápida.
El pescado que he utilizado esta vez es el que saqué de cocer una cabeza y espinas de merluza con agua, sal y una hoja de laurel. También podéis añadir cebolla o más verduras, depende para que queráis luego el caldo. Cuando compréis la merluza podéis cocer la cabeza, escoger toda la carne que tiene y congelarla para cuando queráis aprovecharla. El caldo lo congeláis por otro lado. Puede ser de otro pescado blanco que os guste, incluso si queréis lo podéis hacer con salmón, o con atún de lata. ¡No hay excusas!



Trituramos todos los ingredientes a la vez con sal y pimienta, Yo lo hago en una picadora, no hace falta que quede un puré sin grumos. Engrasamos un molde con mantequilla y metemos al microondas a potencia media 10 minutos. Primero 5 y después otros cinco. Yo le pongo encima una tapa de microondas, podéis tapar también con film de cocina. Si lo hacéis al baño maría tendréis que tapar con papel de aluminio. Comprobad que está cuajado pinchando con una aguja hasta el centro, si sale manchada y pringosa es que todavía queda un poco. Lo ponemos entonces de 2 minutos en 2 minutos, hasta comprobar que está.



Lo acompañamos con una salsa rosa, que puede ser comprada o la podemos hacer. Tenemos dos formas, una sería mezclar simplemente mayonesa e ir añadiendo ketchup, hasta encontrar el punto que nos guste. Y la otra es igual que la anterior y añadiendo un poco de zumo de naranja y unas gotas de whisky.
Lo podemos servir con unos panecillos tostados para untarlo, o podemos comérnoslo tal cuál en trocitos y sin untar. Es un plato para tomar frío, la verdad es que caliente no lo he probado.



2 comentarios:

  1. Este cae si o si esta semana porque además de estar requetebueno (doy fe de ello) es súper facilito de hacer.

    ResponderEliminar
  2. Ya me contarás qué tal la experiencia. Bss

    ResponderEliminar