lunes, 2 de marzo de 2015

Verde que te quiero verde: Crema de Espinacas

Aquí sigo yo erre, que erre con mi objetivo de que mis enanos coman de todo. Y de que las verduras ocupen el lugar que se merecen en su dieta. A mi me encantan las espinacas. Pero a ellos, ¡ay a ellos!, escuchan espinacas y dicen- ¡qué asco!, acompañado de la peor de sus muecas. Y yo me pregunto, -¿de dónde se sacan que son un asco?. Puedo entender que el sabor es un poco fuerte, pero de ahí a que no quieran ni oír hablar de ellas... Con el plato de espirales con espinacas (click aquí si quieres verlo), logré abrirles un poco la mente, pero aún así queda mucho por hacer.

Últimamente el pequeño de la casa me tiene un poco frita con la comida, traslada su necesidad de reafirmarse a todo, y con muchos de los platos que le pones delante te suelta -A mí esto no me gusta. Así, con su cara de "quiero pelea", y sin haberlo ni probado. La última vez que me lo hizo fue hace dos días con un plato de pasta boloñesa, ¡hay qué tener valor! En fin, espero que se le pase pronto.

Volviendo a las espinacas son muy, pero que muy, buenas nutricionalmente hablando, ya os había comentado sus propiedades en el plato de espirales. Si queréis recordarlas solo tenéis que pinchar en el enlace que he puesto unas líneas más arriba. Así que es muy interesante buscar fórmulas para introducirlas en el día a día de su alimentación. Pero no sólo las espinacas, como os comentaba al principio de la entrada las verduras están muy lejos del lugar que se merecen en la dieta, no sólo de nuestros niños, también de muchos de los adultos. No vale, reservarles sólo un hueco en una de las comidas principales, deberían estar presentes en la comida y en la cena y en cantidades adecuadas. Es un reto que debemos plantearnos y tenerlo en cuenta para que se convierta en algo normal, como el hecho de bebernos un vaso de agua con las comidas. Un detalle a tener en cuenta es que debemos procurar que sean frescas o congeladas. Las que vienen en conserva nos pueden sacar de un apuro de vez en cuando pero es mejor no consumirlas habitualmente, ya que los niveles de sodio en las conservas suelen ser elevados.

Esta vez opté por una crema, para darles de primero. Cómo la crema lleva también patata, después podemos completar la cena con un filete de pechuga de pollo a la plancha.

INGREDIENTES
(4PAX)
150g de cebolla
30g de aceite de oliva
180g de patatas
350g de espinacas (utilicé congeladas en porciones)
350g de leche
100g de agua

Yo esta vez he utilizado la thermomix para hacer la crema, pero no es imprescindible. En primer lugar, troceamos la cebolla 4 segundos velocidad 4. A continuación añadimos el aceite y sofreímos 7 minutos aroma, velocidad 1. Es el momento de echar las espinacas y rehogar otros 7 minutos en velocidad 1. Incorporamos las patatas en trozos, la leche y el agua. Salpimentamos. Dejamos cocer 6 minutos varoma y a continuación 6 minutos 100º las dos veces a velocidad cuchara. Ahora sólo queda triturar.
Y como resultado tenemos una crema verde, que te quiero verde. Yo para hacérsela más apetecible, freí unos cuadraditos de pan y les eché queso rallado. El pan muy bien, pero el queso al estar la crema caliente y removerlo, se medio fundió. Y al pequeño gruñoncete no le hacía mucha gracia encontrárselo así en cada cucharada, pero poquito a poco se terminó su plato. Las niñas no pusieron pegas. Así que esta vez conseguí que se fueran a la cama con una buena ración de espinacas en sus cuerpecitos.



4 comentarios:

  1. Si es que.....el que la sigue la consigue pero reconozco que somos un poco comodones, yo por lo menos, y por no enfrentarme a ellos a la hora de la cena que es lo último q me apetece a esas horas, ni lo intento y me voy a lo fácil, tortilla, sopa y como mucho, muchísimo, crema de zanahoria, pero nunca puré del verde.....sí, lo sé, fatal ;0)

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, a última hora es complicado porque ellos están cansados y nosotros también. Te tomas tú antes la crema de espinacas. Y así coges fuerza como Popeye, para intentar que se la coman ellos, jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Qué buena pinta.
    Pocos niños comen tanta verdura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Es muy importante que la verdura se convierta en algo cotidiano en su dieta.

      Eliminar