viernes, 20 de octubre de 2017

Rollo de Bonito

Aunque se va a acabando la temporada todavía podemos encontrar bonito a buen precio así que es hora de aprovechar y comernos este plato tan rico que os voy a contar hoy. El bonito en rollo se come muchísimo en el norte de España, es un plato tradicional, de siempre y que yo he comido en casa de mis padres muchísimas veces. Así que la receta que encontraréis más abajo, como os podéis imaginar,  es la de mi madre.




Este plato es una forma fantástica de variar nuestro repertorio de recetas de pescado y de que los más pequeños vayan acostumbrándose a su sabor. Además el bonito es un pescado azul lleno de propiedades que ya os conté en su día en esta entrada (click AQUÍ para verlas). Es muy agradecido en la cocina y ahora que estamos en plena temporada de calabaza os dejo también el enlace de otra receta que nos encantó (click AQUÍ para verla)

Pero volvamos a nuestro rollo de bonito, este plato tan de siempre que tenemos que recuperar porque, ¿qué haríamos sin la cocina tradicional? Además se puede congelar, es genial para dejarlo hecho el fin de semana y cenarlo por semana, o para llevárnoslo de tupper y comer realmente bien. 

Ahora solo me queda daros la receta y que lo disfrutéis.

INGREDIENTES

1 kg. de bonito
60g. de miga de pan remojada en leche
1 huevo
1 lata pequeña de pimientos rojos
30g. de cebolla
harina
aceite de oliva

Salsa:
1 cebolla
1 sobre de azafrán en rama o molido
1 diente de ajo
vino blanco
1 cucharada sopera de perejil picado
2 vasos (400-500g.) de caldo de pescado o de verdura

Picamos el bonito bien fino, lo podemos hacer con una picadora, pero tened la precaución de no dejarlo hecho puré o una masa muy blanda. Lo mezclamos con el pan remojado en leche, el huevo, los pimientos muy picados y la cebolla también picada muy fina. Echamos sal y formamos los rollos. Saldrán dos.

Pasamos los rollos por harina y los freímos en aceite de oliva, dorándolos bien por todos lados.

En ese aceite de dorar los rollos de bonito comenzamos a hacer la salsa. Sofreímos la cebolla bien picada, añadimos el diente de ajo bien picadillo y el perejil. Añadimos el azafrán, damos unas vueltas e incorporamos un chorro abundante de vino blanco a fuego vivo. Es hora de añadir el caldo y los dos rollos de bonito. Dejamos que se hagan durante media hora más o menos a fuego lento y tapado. Tendremos que ir vigilando y dándoles vueltas cada poco tiempo porque se pueden pegar fácilmente.


En casa son todo un éxito con patatas fritas y ensalada o con arroz.


¡Espero que os guste y que les guste!





No hay comentarios:

Publicar un comentario